15/05/2017

Tipos de cortinas: ¿Cuál escoger?


Las cortinas son mucho más que decoración. Regulan la luz solar, aíslan del frío o del calor, llegando a ahorrar mucho dinero en calefacción o aire acondicionado, proporcionan privacidad y generan ambientes, pudiendo facilitar la concentración en el trabajo o la relajación en una sala de estar.

La elección del tipo de cortina para cada lugar no es tan fácil como puede parecer a simple vista, y lo más aconsejable si queremos acertar es asesorarse con un profesional que no sólo venda cortinas sino que también las instale con garantías. La mano que la coloca puede ser la diferencia entre una cortina perfecta y una que llegue a afear una ventana o que no aísle totalmente.

Hay una gran variedad de tipos de cortinas en el mercado, que en primer lugar se suelen dividir de forma general entre cortinas convencionales y cortinas técnicas.

Cortinas convencionales

Las cortinas convencionales son piezas de tela móviles que pueden ser de tejidos muy diversos que cubren ventanas o puertas, y se pueden sujetar con ojales, extensiones de la misma tela, fruncidas, etc. Este tipo de cortinas suele incluir las cortinas y los visillos.

Principales ventajas de las cortinas convencionales

  • Son muy decorativas: permiten un sinfín de posibilidades en tejidos, colores, estampados y recogidas.
  • Son combinables con otras cortinas: se pueden combinar con cortinas técnicas como venecianas o estores, reforzando la privacidad y la entrada de la luz con las cortinas técnicas y embelleciendo todavía más las ventanas y las puertas con las telas de las cortinas.

Tipos de cortinas convencionales

  • Visillos: Los visillos suelen ser de tela semitransparente de colores claros, normalmente de hilo o lino, normalmente de una o dos piezas, y tener el tamaño de la ventana o puerta a cubrir, ya que su función no es bloquear la luz ni proveer privacidad, sino puramente decorativa, no dejar las ventanas o puertas desnudas. Suelen colgarse con riel y recogerse tirando de un cordón, barra redonda con ojales y recogerse con una varilla rígida que las arrastra, varilla de ventana, unida directamente a la ventana.
  • Cortinas: Las cortinas pueden ser de una gran variedad de tejidos, lisos o estampados, acostumbran a tener una mayor opacidad y estar disponibles en distintos tamaños, generalmente más grandes que las ventanas o puertas a cubrir, ya que su finalidad, además de ser esencialmente decorativa, también es evitar miradas curiosas y bloquear la luz natural.

Cortinas técnicas

Las cortinas técnicas (comúnmente llamadas en inglés ‘blinds’, existiendo varios tipos de ellas) suelen estar hechas de láminas de tejido oscurante para bloquear la entrada de grandes cantidades de luz solar, y generalmente están fijadas a un tubo de metal o clavjia de madera. Los materiales suelen ser, según el tipo de cortina, de poliéster, aluminio, o PVC, priorizando siempre que sean accesibles y duraderos al mismo tiempo.

Principales ventajas de las cortinas técnicas

  • Ahorro energético: aíslan del frío y del calor, favoreciendo la eficiencia energética y el ahorro en climatización.
  • Privacidad: proveen de gran privacidad, al permitir ver el exterior sin que se pueda ver el interior desde fuera.
  • Control de la luz: las cortinas técnicas permiten una máxima regulación de la entrada de luz solar, desde la más absoluta oscuridad hasta la luz total.
  • Funcionalidad: son prácticas porque cumplen todas las funciones anteriores y son muy fáciles de manejar.

Hay varios tipos de cortinas técnicas, según los sistemas de recogida, que se suele poder motorizar por medio de mando a distancia o botón en la pared, o incluso por medio de una aplicación en un ‘smartphone’.

Tipos de cortinas técnicas

  • Estores o screens: Los estores son cortinas técnicas increíblemente versátiles, por lo que funcionan con cualquier estilo de decoración o estancia. Permiten un gran control de la luz; en concreto, el modelo noche y día permite regularla con un simple movimiento de muñeca, al intercalar franjas horizontales opacas y transparentes.

    Su sistema de recogida es el más simple, vertical, con la pieza de tejido montada en un poste de metal que mide el marco de la ventana y que se enrolla con un mecanismo de elevación con una cadena lateral o un mecanismo de resorte, o un sistema motorizado.

    El tejido más habitual suele ser el poliéster u otro material accesible y duradero, que puede ser liso, estampado, e incluso con impresiones digitales (se pueden incluso imprimir imágenes y otros diseños personalizados).

    Son adecuados para todo tipo de puertas y ventanales, desde los más estrechos hasta los más amplios, pudiendo encadenar varios estores y regularlos por separado.

  • Cortinas verticales: Las cortinas verticales pueden plegarse hacia los lados, y cerrarse y abrirse de forma giratoria. Permiten combinar privacidad y dejar pasar algo de luz, al permitir girar las lamas hacia los lados pero obstruir parcialmente la vista desde el exterior. Hay actualmente diseños muy actuales, con formas curvas y onduladas, dando un toque de elegancia y de textura a una estancia.

    El sistema de recogida es por desplazamiento horizontal, y consiste en deslizar las lamas por una guía con una varilla rígida o similar.

    El tejido suele ser poliéster, y permite una gran variedad de diseños lisos o estampados, o impresiones digitales.

    Son ideales para lugares con techos bajos en los que no se hace mantenimiento de forma habitual, ya que no acumulan mucho polvo y dan sensación de altura a las estancias.

  • Paneles japoneses: Los paneles japoneses son la alternativa más moderna y funcional a las tradicionales cortinas verticales, para los interiores más exigentes. Dan un aspecto minimalista muy adecuado para espacios de trabajo o áreas informales.

    Consiste en paneles montados en una barra de aluminio superior y que puede tener de dos a cinco ranuras. Permite una gran variedad de niveles de privacidad y de sistemas de recogida (lateral, central, vertical, horizontal, etc.), con una cuerda, una varilla rígida, una polea, etc., además de los sistemas motorizados.

    El tejido de los paneles japoneses suele ser el poliéster o el PVC, u otro material duradero desde el más translúcido al más opaco, como el bambú. Al igual que el resto de cortinas técnicas, suele permitir impresiones digitales, además de poder ser lisos o estampados.

    Son ideales para grandes ventanales, así como para separar espacios y como un sustitutivo económico de las puertas correderas.

  • Venecianas: Las venecianas son una opción muy popular, que combina elegancia y funcionalidad, muy usada en ambientes minimalistas que requieren un gran control sobre la luz y un elevado grado de privacidad si es necesario.

    Están formadas por listones horizontales, unidos uno encima de otro, que se pueden girar 180 grados para permitir la entrada de luz o bloquearla completamente, normalmente por medio de una varilla que se gira sobre sí misma.

    Los listones pueden tener varios grosores, y están disponibles en gran variedad de materiales, como aluminio, madera, plástico y mucho más.

    Son perfectas para su uso en ambientes que requieren gran privacidad, como los baños o los despachos.

Más tipos de cortinas

También existen otros tipos de cortinas, como los paquettos, las plisadas y muchas más.

Tipos de cortinas según estancia ideal

¿Todavía no tienes claro cuál escoger? Después de examinar las características de los tipos de cortinas, podemos resumir su uso ideal en esta tabla:

© Cortinas Vallès 2017