05/09/2017

Cortinas para el salón: pequeña guía para acertar seguro


Cortinas para salón

La llegada del otoño representa una ocasión perfecta para renovar la decoración de nuestro salón, especialmente la manera de vestir nuestras ventanas. No se trata sólo de un tema estético, que también, ya que este otoño trae consigo colores y estampados geniales, ideales para los estilos que están más de actualidad, como el nórdico y el étnico. Se trata también de que elegir cortinas para el salón adecuadas al nuevo clima dotará a nuestras ventanas de un mayor aislamiento térmico de cara al frío, que además nos hará ahorrar dinero en calefacción.

Tanto los que amamos la decoración, y por lo tanto podríamos invertir horas y horas ojeando revistas, visitando tiendas, palpando tejidos y mirando cartas de colores, como para quienes consideran vestir sus ventanas un puro trámite para no dejarlas desnudas, debemos tener en mente qué parámetros debemos tener en cuenta a la hora de elegir nuestra cortinas para salón.

Funcionalidad

Lo anteponemos a la estética porque mucha gente que antepone la estética de la cortina a la funcionalidad, acaba volviendo a la tienda para cambiarla porque, por ejemplo, no bloquea lo suficientemente la luz o no les gusta porque no aísla lo suficiente del frío. De la funcionalidad que queremos dar a nuestras cortinas depende todo lo demás.

Debemos plantearnos preguntas como:

  • ¿Nuestro salón da a un lugar donde puede atraer miradas o a uno donde no hay gente, y por lo tanto la privacidad es algo secundario?

    De la respuesta dependerá el tipo de cortina, la opacidad del material, los colores, etc.

  • ¿Nuestro salón recibe luz solar directa a alguna hora del día?

    Si está orientado al sur, el sol dará todo el día en otoño y en invierno, por lo que puede ser interesante, de cara al frío, elegir una cortina para el salón que deje entrar algo de luz que caliente los cristales, como una cortina convencional con tejido de baja opacidad, o cortinas verticales que permitan regular la incidencia de la luz, ya que eso nos permitirá ahorrar en calefacción, sin renunciar a la privacidad.

    Si está orientado al este o al oeste, el sol dará por la mañana o por la tarde, respectivamente. En las estaciones cálidas será interesante elegir una cortina que bloquee la luz a esa hora del día (o incluso todo el día) para no dejar entrar el calor. En este sentido pueden ser adecuados los estores screen, las cortinas verticales, o incluso las convencionales de tejidos opacos, que si están corridas para bloquear la luz todo el día dan un aire colorido permanente a la estancias. En las más frías será más adecuado lo contrario, dejar entrar que entre la luz para que caliente la estancia y luego bloquear la ventana para que no se pierda la calor.

Cortinas para salón

Tejido

Si ya hemos decidido qué funcionalidad van a tener, podremos decidir qué tejido queremos para que cumplan lo mejor posible esa función y, por supuesto, una función estética. Por ejemplo, el lino es fresco y muy bonito en ciertos ambientes, pero su propia naturaleza no le provee una apariencia suave y aerodinámica, de manera que a muchos no les gusta una vez puesto, porque lo ven demasiado tosco. Es recomendable dejarnos asesorar por un especialista, porque luego no hay marcha atrás.

Hay infinitos tipos de tejidos, dependiendo de los usos y los ambientes: las llamadas telas decorativas con gran cantidad de hilos, que incluyen algodones, sedas, satenes y brocados, mientras que las telas transparentes incluyen encajes, telas con ojales y arpilleras, entre otros, y los forros y entretelas incluyen el algodón blanco o sin blanquear, opacos, aislantes, etc.

En un salón de aspecto formal y elegante puede ser más adecuada la seda o el satén, mientras que en uno más informal lo mejor puede ser el lino o el algodón (aunque éste también puede funcionar bien en ambientes formales), que además son fácilmente lavables en la lavadora.

Tamaño de las ventanas

No se trata de una cuestión menor, y bien podría encontrarse por importancia en primer o segundo lugar de esta lista. No todas las cortinas de salón son aptas para todo tipo de ventanas. Por ejemplo, en ventanales grandes los estores screen o las cortinas enrollables pueden no ser lo más adecuado, mientras que las cortinas verticales y los paneles japoneses tampoco son aptos para cualquier tipo de ventanas por el ancho mínimo y máximo de sus paneles.

Es necesario medir nuestra ventana de forma correcta para elegir cortinas de salón que se adecúen a las características que tiene.

Tipo de cortinas

Si ya tenemos clara la función que va a desempeñar nuestra cortina, el tejido y el tamaño de las ventanas, podemos pasar a considerar el tipo de cortina que necesitamos. En un post anterior hablamos sobre cómo elegir el tipo de cortina. Los tipos principales de cortinas son

  • Convencionales
  • Enrollables
  • Paquetos
  • Verticales
  • Venecianas
  • Paneles japoneses

En general, las cortinas más adecuadas para salones suelen ser las convencionales, reforzadas, si se desea, por venecianas para bloquear totalmente la luz. En grandes salones con grandes ventanales las cortinas verticales y los paneles japoneses pueden ser una opción perfecta para todo el año, ya que permiten regular la luz.

Color

Una vez medida la ventana y teniendo claro qué función va a desempeñar y con qué tejido y el tipo de cortina, podemos pasar a valorar una de las partes más vistosas: qué color elegir.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de escoger un color es, obviamente, el mobiliario y la decoración del salón. Podemos decidir dar un papel predominante a la cortina, con colores más vivos, o que simplemente contrasten con el resto (por ejemplo, una cortina blanca no es un color vivo pero destacará en un salón con paredes azul celeste y muebles oscuros), o hacer que pase desapercibida, mezclándola con el resto de elementos (por ejemplo, haciendo concidir una cortina blanca con el color blanco de los muebles o de las paredes).

Algunos de los colores que se llevarán este otoño-invierno son los que combinan con el estilo nórdico y norétnico, como los grises neutros, grises plomo, malvas, azules eléctricos, amarillos lima, azules marino y terracottas.

También debemos tener presente que algunos colores cansan más que otros. Si no vamos a cambiar de cortinas a medio plazo, tendremos que escoger colores que pensemos que no nos vayan a aburrir, así como, tal vez, colores que combinen con distintos colores en la pared, porque puede que pintemos antes de cambiar las cortinas. Si somos amantes de los cambios y pensamos cambiar las cortinas con cierta asiduidad, podemos atrevernos con colores de temporada más atrevidos.

Muestras cortinas salón

Estampados y estampaciones

Las cortinas con estampaciones, estampados y cenefas están a la orden del día. En cortinas de salón lo más habitual son los colores lisos y, como mucho, los estampados con dibujos o cenefas. Las estampaciones son más propias de dormitorios, ya que imprimen la personalidad de quien lo ocupa.

Si tenemos un salón con muebles, alfombras y cuadros neutros (por ejemplo, fotografías con marcos lisos) tal vez nos gustará poner cortinas estampadas para romper la monotonía, aunque el liso siempre es un acierto en cualquier tipo de ambiente. Sin embargo, en salones con muebles de diseño, decoraciones originales que captan la atención (por ejemplo decoración étnica, vinilos, etc.), alfombras coloridas, etc., probablemente lo adecuado será poner unas cortinas lisas o con estampados muy sencillos, como rayas o puntos, que no recarguen el conjunto.

Si no nos podemos decidir, pidamos muestras en nuestra tienda para examinarlas en nuestra casa y acabarnos de decidir.

Cortinas salón estampaciones

Limpieza de las cortinas

Aunque esté último en la lista, este factor debe tenerse muy seriamente en cuenta a la hora de comprar una cortina para salón, especialmente cuando las hacemos a medida para que queden perfectas. Hay quien compra unas cortinas preciosas, que quedan perfectas y luego las lava a máquina y encogen, o se gasta un dineral en lavados en seco porque están en un lugar donde atraen polvo fácilmente o son de colores propensos a atraerlo.

Si elegimos cortinas de algodón o lino tenemos que tener en cuenta que van a encoger hasta un 5 por ciento al lavarlas, y que van a necesitar planchado, y si escogemos satén o seda, por ejemplo, tenemos que tener claro que tendremos que lavarlas siempre en seco. Lavarlas en la tintorería siempre es la opción más segura.

Si nos decantamos por colores claros debemos tener presente que, aunque no atraigan tanto polvo como los oscuros, se verá más.

Las cortinas más fáciles de limpiar son las convencionales, los paquetos y las enrollables, mientras que los paneles japoneses, las verticales y las venecianas deben desmontarse, por lo que es recomendable encargarlo a personal especializado.

En general, lo mejor es limpiar las cortinas sólo cuando sea realmente necesario, aunque nunca debemos esperar a que nuestras cortinas se vean sucias para lavarlas, no sólo por razones estéticas sino también porque después es más difícil limpiarlas y el tejido se deteriora. En un salón, según la frecuencia de uso y lo habitualmente que se abran las ventanas, puede ser necesario lavar las cortinas más veces que en otras estancias donde se acumula menos polvo o grasa (en caso de que lo usemos también para comer), o humo si fumamos dentro de casa. Lo más aconsejable es hacerlo cada tres meses como mucho.

En Cortinas Vallès somos especialistas en mantenimiento de cortinas. Para cualquier duda, consúltanos.

© Cortinas Vallès 2017